Devoción y emoción. El nuevo nivel de Big City

20/6/13

Big City son el grupo más grande que ha dado nuestra tierra en muchísimo tiempo. Por calidad y por ambición artística. "Celebrate it all", su disco de 2010, preparó el terreno, sobre todo con aquella joya estratosférica llamada "The Smiths", canción perfecta donde las haya. Ahora llega "The way the trees are" y Big City han tocado techo. De momento.


Las primeras cinco canciones del disco dejan una sensación mareante. Fabulosas. Las guitarras y los coros typical british de "Hello winter" (la producción ha corrido a cargo de un nombre de prestigio: Dave Eringa);  la crudeza y la sensibilidad entremezcladas con brillantez en la incandescente "A whole new level of suck"; la voz de Javier Vicente destacando de forma luminosa en la encantadoramente pop "(They had) Beards"; el espectacular avance estilístico a lo Postal Service que es "My Fondly Fahrenheit", fantástica canción que pide una línea abierta de continuación y los -se hacen cortos- seis minutos de "How I met your head".

Pero las grandes cualidades del álbum y del grupo no se quedan en esas cinco canciones. Su ambición y talento les ha llevado a presentar un disco de 14 canciones y más de una hora de duración: una decisión arriesgada de la que salen triunfantes, gracias a canciones como "Dear tourist", "The useless sea", "Your war games", "Ants" o el planeador final (18 minutos nada menos) de "Falls on Big City", en donde cabe todo, incluido un sensacional solo de guitarra.


En Big City no cabe disco malo, no se les contempla un desliz en diez años, pero "The way the trees are" es la graduación que los ha hecho grandes definitivamente. Mañana viernes tendremos el placer de verles en La Casa del Loco. Les agradeceremos su regalo. x Fernando SoYoung

Big City en Soyuz:
Entrevista, en 2003
Papá o mamá, en 2007

0 comentarios: