The Goon Sax. El poder del ADN

20/9/18


Si hace tan solo un par de días pregonaba los parabienes de la música de los australianos Rolling Blackouts Coastal Fever, otra vez me he quedado boquiabierto con el nuevo disco de estos jovencillos -aunque ya conocidos de sobra en Soyuz por aquel vistas al mar de Louis cuando presentaban su primer disco- de ese lejano país insular.

No cabe duda de que Louis Forster es hijo de su padre. Y no digo esta frase por poner en entredicho el parecido físico o la paternidad de Robert Forster, miembro de la mítica banda seminal The Go-Betweens, sino por todo lo contrario: las canciones The Goon Sax tienen un ADN que lleva inconfundiblemente a Forster padre y su banda.

"We're not talking" afina todas las cualidades del trío de Brisbane. Es un disco repleto de canciones de corte pop lo-fi, tienen el encanto de la sencillez amateur con la particularidad de que las composiciones tienen una valía rítmica y melódica a prueba de los mejores grupos pop actuales. Las dos voces -la de Forster y la de Riley Jones, segunda parte del trío que completa James Harrison- funcionan a la perfección, juntas y  por separado, y el rosario de canciones que se suceden a más o menos revoluciones ("Make time 4 love", "Love lost", "We can't win" o "A few times too many", por citar algunas, son fantásticas-  nos traen recuerdos de cosas tan dispares como Jonathan Richman, Pavement, Papas Fritas y otros grupos de geografías y épocas dispares.

Muchos grupos se han visto inspirados por una banda tan grande -para tanta gente entre la que me encuentro- como The Go-Betweens, pero pocos (y ninguno a tan corta edad y con semejante proyección) han llegado a acercarse a su esencia como The Goon Sax. Es sin duda el inmenso poder del ácido desoxirribonucleico, que podremos ver desparramado por el aire de La Lata de Bombillas el próximo 4 de octubre. x Fernando SoYoung

Un poco más vivos gracias a Rolling Blackouts Coastal Fever

18/9/18


Hace ahora un año avisábamos del potencial de estos chicos australianos, con motivo de la publicación de su EP "The French press", pero aun así seguro que pocos esperaban un debut en largo con el torrencial de talento que han desplegado en "Hope downs". Es un disco casi perfecto a la antigua usanza, diez canciones en treinta y cinco minutos en los que no sobra nada, todo suena fresco y ensamblado, de los que se escuchan varias veces seguidas paladeando cada canción cada vez con más pasión.

Suenan a radio universitaria y a R.E.M. a The Feelies y The Go-Betweens, y sin embargo, suenan actuales a rabiar en esas canciones ("Time in common", "How long?", "An air conditioned man", "Exclusive grave", "Mainland", "The hammer", "Sister's jeans"...) que piden a gritos ser disfrutadas en directo, con la energía infecciosa y el espíritu expansivo que irradian Rolling Blackouts Coastal Fever en su música. Un poco más vivos gracias a ellos. Fabulosos. x Fernando SoYoung

Crying at work Algoritmo HITS (33)

15/9/18

simonzico dj
1) Young Scum: "Crying at work". Desde Richmond, ellos se definen como jangle pop divertido. A nosotros nos han servido como defensa personal ante los tópicos post vacacionales.
2) The Smittens: "Infinity pools". Humor y bilingüismo para consagrar a esta banda de Vermont entre las más entretenidas del twee pop.
3) Michael Nau: "When". Una voz cautivadora y una producción a lo Phil Spector, con eso le sobra para meternos en su mundo.


dj flashboy
1)  Meadowlake: "No tomorrow". Entre las aguas del dreampop y el postpunk, estos holandeses suenan épicos y ensoñadores a la vez en su álbum de debut.
2) Her's: "She needs him". Aunque he sufrido un bajón con el resultado de "Invitation to Her's" -con respecto a "Songs to Her's"-, queda esta canción para empaparse del lirismo de esta banda de Liverpool.
3) Ellis: "The drain". Como Alvvays, Ellis (proyecto de Linnea Sigelkow) procede de Ontario, y esta es su bonita tarjeta de presentación en formato single.



Soft Science Con vistas al mar (90)

12/9/18


Katie Haley: "Hola Simón, soy Katie, la vocalista de Soft Science, gracias por hacernos esta entrevista, y perdona por el retraso en nuestras respuestas". De esta forma tan educada cerramos el círculo de nuestra relación, iniciado por una alusión en una de nuestras playlist mensuales. 
Soft Science son de Sacramento, California. En 2018 han publicado un disco estupendo titulado "Maps", y a nosotros nos gustaría añadirle el aditivo "without borders". Fronteras que para su música no existen y para su amabilidad intuimos que menos. 
Nos visitan a finales de septiembre dentro de su gira europea, pero de momento estarán el 27 en Sevilla (Fun Club), el 28 en Madrid ("Madrid es Ruido", Trashcan Music Club), y el 30 en Barcelona (L'Associació Freedonia). x Simón Zico



El momento definitivo en el que decidiste que la música era imprescindible en tu vida.
Me cuesta identificar el momento exacto. Supongo que sería en mi adolescencia. Sentí como si la música hubiera formado parte de mi vida siempre. Mi madre era cantante y mi padre estuvo desde los primeros 50 metido en este mundillo, en los ambientes del pop, el jazz y el country. Así que, sin quererlo, estuve expuesta a distintos géneros mientras crecía. La música ha sido una constante y sigue siéndolo en mi vida.

¿Tuviste algún ídolo musical en la infancia?
Cuando era niña estaba enamorada de Olivia Newton John, en "Grease" y "Xanadu". Le tengo mucho cariño.

Tu disco favorito anterior a 1990, y el de 1990 hasta hoy. 
Es una situación delicada. Te voy a nombrar tres de cada período porque no soy capaz de elegir uno solo, incluso reducirlo a tres es complejo. Aquí va:
Antes de 1990: Depeche Mode - "Black Celebration" (1986), The Cure - "Head on the Door" (1985), New Order - "Brotherhood" (1986)
Entre 1990 y 2018: Pale Saints - "In Ribbons" (1992), Doves - "Lost Souls" (2000), The Raveonettes - "In and Out of Control" (2009).

Cuéntanos algo curioso que te haya pasado en algún viaje por Europa. 
En 2006 fui con mi marido y unos amigos al Mundial de Alemania. También vinieron Ross y Matt, miembros de la banda. Estar allí y sentir la energía del acontecimiento fue divertido.

Una persona a la que te gustaría dar un bofetón y por qué. 
A ti por hacer esta pregunta. Es broma. Sin embargo Tony, nuestro batería, dice tener una gran lista para ajustar cuentas. No nos la quiere revelar. Así que dejémoslo en que no queremos dársela a nadie. Somos buena gente.

¿Qué película has visto más veces? 
No he contado las veces que vi de adolescente "Pretty in Pink" ("La chica de rosa"). La encontré en Netflix el mes pasado y la volví a ver. Esta un poco desfasada, pero me volvió a traer buenos recuerdos. Y la banda sonora me encanta.

Dos cosas positivas y dos cosas negativas que conozcas de España. 
Voy a decirte todo positivo, ¿para qué sirve mencionar lo negativo al fin y al cabo? El deporte nacional es el fútbol, las siestas nacieron allí, la esperanza de vida está en 82 años (la más alta en el mundo), y España está el número 3 en el ránking de la UNESCO de lugares con mayor patrimonio de la humanidad. Estoy esperando visitar muchos lugares históricos durante mi próxima gira.

Descúbrenos a un músico o una banda que te guste mucho y que no conozca mucha gente. 
Desario, son nuestros compañeros en Test Pattern Records.



¿Qué concierto al que has asistido no olvidarás nunca? 
Lush y Ride, estuvieron muy bien.

El mejor consejo que te han dado. 
De mi madre: "antes de casarte ten los dos ojos bien abiertos, después de casada, mantén un ojo cerrado".

Por último, dinos quién crees que es el bueno, el feo y el malo de la música pop. 
Lo malo y lo feo: resulta difícil hacer llegar tu música a una audiencia mayor. Hay mucha música en el mundo y hay que ser agradecido con la gente que disfruta con tus canciones. Esto nos lleva a lo bueno. Me encanta poder escribir nuevas canciones. Que nuestro grupo Soft Science haya escrito un disco como "Maps", y que guste a la audiencia del shoegaze y del dreampop. Hay muchos discos que para mi representan mucho, y comprobar que los míos pueden hacer disfrutar del mismo modo a otros oyentes es muy gratificante.

The Fresh & Onlys / 1971 / Mercury Rev Píldoras (N.º 17)

10/9/18

Musicalmente, este otoño de 2018 promete brillar, gracias a los habituales lugares de celebración zaragozanos, Las Armas, Lata de Bombillas, Casa del Loco, etc. El próximo día 16, domingo, el grupo de San Francisco The Fresh & Onlys (proyecto de Tim Cohen y Wymond Miles, ambos con muy interesantes discos en solitario también) visita Las Armas para su estupendo puñado de álbumes (siete ya), el último de ellos "Wolf lie down". Oportunidad de oro de disfrutar de buen pop de guitarras con toques de psicodelia.

"1971" es un disco que el poeta y cantautor Rafael Berrio publicó en 2010. Una obra mayúscula de letras inconmensurables que quizá habría que considerar la cima de una carrera que, afortunadamente, sigue muy viva, como pudimos comprobar en su reciente visita a  La Lata de Bombillas. Este inolvidable disco será llevado a escena por el Teatro del Temple con la dirección de Carlos Martín y la coreografía de Roberto Oliván. En escena seis bailarines y el propio Rafael. Así pues, un espectáculo de danza-teatro-concierto de máxima recomendación. Días 19 y 20 de septiembre en el Teatro Principal.

Otra cita obligada, desde el lejano en que se anunció, es el concierto de Mercury Rev. Sean "Grasshopper" Mackowiak y Jonathan Donahue presentarán en formato acústico su maravilloso "Deserter's songs", conmemorando el vigésimo aniversario de su publicación. Aunque tenían ya una carrera asentada, aquel disco les convirtió en estrellas gracias a canciones como "Goddess on a hiway", "Holes" y "Endlessly", representativas de un disco repleto de canciones de un magnetismo inagotable. Será el jueves 20, en Las Armas.

“Your Ghost” (Kristin Hersh) Grábame una cinta de 60 (79)

5/9/18

En el año 1994, Kristin aparca a su grupo Throwing Muses y la electricidad. “Hips and makers” será su primer disco en solitario, repleto de composiciones que buscan cautivar con lo mínimo para poder defenderse en pequeños escenarios y reivindicar su personalidad como cantautora. "Your ghost", que abre el disco, es una balada que se cimenta sobre acústica, chelo y el poder de los coros de Michael Stipe (R.E.M.). x Simón Zico

Misión imposible: el final feliz

31/7/18

¿Cuál es nuestra mirada al cine? ¿Es crítica? ¿Somos críticos con nosotros mismos?

El nuevo episodio del serial “Misión: Imposible” aborda el enésimo tema del loco peligroso que quiere destruir el mundo, que incluso está dispuesto a morir en su intento. Los buenos, realistas, encabezados por el superagente Ethan Hunt, buscarán evitarlo, por medio del patadón, a lo James Bond, a lo Batman. Además del patadón buscarán la persecución, indestructibles en la ficción, héroes de lo físico. Los chicos guapos y guapas no se detendrán ante nada para salvar la realidad.

Bostezo y bostezo al salir de la proyección veraniega, de la ficción, únicamente salvado por el aire acondicionado frente a la fuerte ola de calor.

No hay escapatoria y toca ver “Happy end”, el final feliz de Michael Haneke, el trastornado cineasta austriaco que de nuevo aborda el final implacable, que muestra de nuevo a los realistas dentro de una familia acomodada, frente a aquellos locos incapaces de adaptarse a ella, frente a su propia destrucción, su soledad o simplemente frente al absurdo cercano a Calais.

Los héroes de Haneke no dan patadas ni saltan de un helicóptero a otro; no son ficción. Son tan reales que al salir del cine no importa la fuerte ola de calor. Sólo importa reflexionar, criticar la postura que uno adopta frente al cine, ser honesto con lo que uno es (generalmente un cretino).

Haneke es un cineasta único, frente a los Nolan, McQuarrie u otros que intentan rizar el rizo del patadón. Haneke cuestiona los físicos espectaculares de actores o actrices y nos presenta a Trintignant, Riva o Huppert.

¿Qué cine es el verdadero? x Sergio Casado

4 discos imprescindibles para la mochila de agosto A vuela escucha (51)

28/7/18

En esta nueva edad de oro del pop australiano, Vacations son -versión lo-fi- los más claramente nacidos de la fascinación Smiths, tanto en inflexiones de voz como en atmósferas y punteos de guitarras. En "Changes" hay canciones enormes como "Honey", como "Moving out" (indiepop de tiralíneas) y como "In retrospect", tres gemas que justifican la adoración de cualquier disco.



Gruff Rhys ya hace mucho tiempo -desde los tiempos de Super Furry Animals- que es de los nuestros, pase lo que pase. Pero si pasa un álbum como "Babelsberg" resulta que nos da uno de los alegrones del lustro. Es un creativo orfebre de la música, y en este caminar por los senderos de la orquestación pop le ha salido un disco encantador, inspirador y admirable.



Tracyanne Campbell estaba en Camera Obscura, y Danny Coughlan en Crybaby (sexto mejor disco para Soyuz en 2012). De su unión en este proyecto a dos solo podía salir un disco como el que han sacado, repleto de sensibilidad, de melancolía, de pop luminoso y atemporal y de maravillas como "Jacqueline", "Alabama", "It can’t be love unless it hurts" y "Anybody else", entre otras.



Solo es el segundo disco de DMA's, pero ya empiezan a estar (o deberían) en boca de todos. Porque tras el gran "Hills End" de hace un par de años, su nuevo trabajo "For now" vuelve a dar en el clavo y vuelve a montar toda la estantería perfecta a base de estribillazos de pop clásico de pura inspiración británica -aunque sean de Sydney- al más puro estilo gallagheriano.

"Journal 1887-1910" (Jules Renard). Segunda parte Subrayadas (93)

26/7/18

"Journal 1887-1910" (Jules Renard)

Segunda parte. Años 1894-1896:

No hay amigos: hay momentos de amistad.

Sueña grandezas: eso te permitirá realizar por lo menos pequeñeces.

La justicia existe, pero la imparte un bromista.

Hacer un poco de vida social, de vez en cuando, para beber unas copas de bilis.

La prudencia no es más que un eufemismo del miedo.

Toda nuestra crítica consiste en reprochar a otros que no tengan las cualidades que nosotros creemos tener.

Para convivir cada día con las mismas personas, has de mantener con ellas la actitud que tendrías si solo las vieras cada tres meses.

El hombre verdaderamente libre es el que sabe rechazar una invitación a cenar sin dar excusas.

A los grandes la modestia les va bien. Lo que es difícil es no ser nadie y sin embargo ser modesto.

Se siente desligado de todo y dice que eso es el principio de la sabiduría.

Si yo tuviera talento, me imitarían. Si me imitasen, me pondría de moda. Si me pusiera de moda, pronto pasaría de moda. Así que más vale que no tenga talento.

No tenemos ningún mérito en ser castos, porque lo somos por hastío.

Me siento triste como un Verlaine de pueblo.

Los ausentes siempre se equivocan al regresar.

Muy grande y muy pobre: ese es el ideal.

Al contrario de lo que dice el sermón de la montaña, si tienes sed de justicia, seguirás sediento.

Solo al precio de todas mis angustias doy a los demás la impresión de una seguridad perfecta.

Mi mujer y mis hijos están en la habitación contigua, llenos de vida. Tengo buena salud, éxito, dinero suficiente, no demasiado. ¡Dios mío, qué infeliz soy!

Si has perdido el día, piénsalo, y no lo habrás perdido.

4 discos recomendables para la mochila de agosto A vuela escucha (50)

24/7/18

La mejor canción de "Microshift", el tercer álbum de la banda de Leeds Hookworms, dura ocho minutos y medio. Es una de esas canciones expansivas y crecientes, al más puro estilo sónico de los mejores Stereolab (también "Static resistance"). Pero su disco es variado en duración y está trufado, eso sí, de multitud de cacharrería electrónica y pop más directo. Un acierto global.



Un álbum doble (en este caso de 18 canciones) siempre es un salto mortal sin red. Pero si alguien puede salir indemne de un riesgo, ese es Nacho Vegas. Su "Violética" presenta las virtudes (y algún defecto) de lo que ha sido el asturiano desde sus comienzos, y entrega algunas de sus mejores canciones ("Desborde", "La última atrocidad", "(Pasamos) El Negrón"). Riesgo, valentía y éxito. Único en su especie.



¿Existe ya la etiqueta "shoegaze clásico"? Es la que le correspondería, claramente a la banda inglesa Air Formation, que en su quinto álbum "Near miss" (nada menos que ocho años han pasado desde su anterior trabajo), edifica sus muros de guitarras y planta sus voces ensoñadoras entre los ladrillos de la pared con una maetría y oficio inapelables. Una gozada para amantes del género.



Johnny Marr es... Johnny Marr. Como a Morrissey, le consentimos el doble que al resto. Y en la moderación y el talento de Johnny siempre he encontrado discos (quizás mejor diría que canciones) magníficas, donde su mano sigue siendo la que fue con los Smiths. En "Call the comet", como siempre, deja perlas ("Hi hello", "Day in day out") para una colección de favoritas de altísimo nivel.