“El mundo sigue” (Fernando Fernán Gómez) Películas proscritas (3)

3/11/15

“El mundo sigue” (Fernando Fernán Gómez, 1963)

“Verás maltratados a los inocentes, perdonados los culpados, menospreciados los buenos, honrados y sublimados los malos; verás los pobres y humildes abatidos, y poder más en todos los negocios el favor que la virtud.” 
(Fray Luis de Granada)

¿Cómo lo había logrado? ¿Cómo la había rodado? El Sinsentido era el Poder que no permitiría la existencia de esa película, que impediría que los espectadores la vieran. Pero el cineasta total, Fernando Fernán Gómez, actor, escritor, director, haría lo imposible frente a ese sinsentido: “Aceptaría todas las ofertas que me hicieran, bien o mal pagadas, con personajes feos o bonitos, aunque algunos días tuviera que hacer jornada doble, y además, con mis ahorros, como en otras ocasiones, produciría "El mundo sigue", cuyo guión había escrito el año anterior y que ya había sido rechazado por los productores”.

Todo fueron reveses: la censura obligó a suavizar algunos diálogos y la película no pudo estrenarse hasta el 10 de julio de 1965, fugazmente, en Bilbao. Quedó proscrita, en una especie de limbo, perjudicada por la calificación C, censura económica que dejaba a la película sin ningún tipo de ayudas. Fernán Gómez dijo: “Lo de la censura perjudicó a la marcha de "El mundo sigue", pero muchísimo menos que la clasificación; y esa mala clasificación se debió sólo a que a los miembros de la junta les parecía que era feísima, que estaba muy mal hecha y que no era ese el cine que debía hacerse”.

Pero el limbo, en el cine, no significa la muerte. El Poder olvidó, quizá, a los que aman el cine; quizá algunos pocos habían visto la película en su estreno, o habían trabajado en ella, o la recuperaron en Filmotecas o escasos pases televisivos. Y desaparecido Fernán Gómez, quedaba su cine, sus escritos.

En una jugada similar, Juan Estelrich, hijo del director de "El anacoreta", productor en "El mundo sigue", amigo de Fernán Gómez, tomó la posición de su padre y decidió invertir su dinero en la restauración y recuperación de la película, en copia digital, para estrenarla cincuenta años después del estreno clandestino en Bilbao. Era en julio de 2015. Gemma Cuervo, que perdió quizá la posibilidad de una carrera en el cine, puesto que "El mundo sigue" era su gran oportunidad como actriz, se emocionaba y reaparecía, en su belleza, recuperada: “...las calles eran así, la tristeza era así, la miseria era así y las bajezas eran así. (...) Es que era así. Es que no teníamos más. Salíamos de una guerra y era la posguerra y no había más; no había más que estos caracteres. (...)”
El legendario Pepe Sacristán, heredero natural de Fernán Gómez, celebraba la recuperación del cineasta anarquista, que hace la película que nadie quiere hacer, creando un clásico del cine español: “Fernando se coloca desde una posición crítica; (…) el tratamiento que tiene la película es colocar a unos personajes en unas circunstancias donde lo que observamos es lo patético, lo doloroso, lo extremo de una situación en la que se ven sometidos unos personajes que llegan a ser grotescos en ocasiones”.
Adolfo Blanco, de la distribuidora A contracorriente, se sumó a Estelrich en la iniciativa, y la película por fin encontró los cines que desearon acogerla este verano de 2015. En el nuevo estreno en Madrid, Fernando Trueba daba su impresión: “Se está llevando a cabo con esta película la reparación de una injusticia. (…) Ha sido una película desaparecida. Una película que no estaba. (…) Para mí el sitio que merece está entre el puñado de los grandes, grandísimos clásicos, de las mejores películas que se han hecho nunca en este país. (…) Esta película cuenta la miseria absoluta que era este país, la miseria moral del país como ninguna otra película lo ha contado.”

Destruidos los Buñuel o los Renoir, los cines de Zaragoza (a la que Labordeta acertadamente también llamó Villa Paletón), invadidos por un único tipo de cine, decidieron no programarla en el nuevo gran estreno, pero aguardaba, en el otoño, la legendaria sala del Cine Club Cerbuna, en la Universidad, para estrenar la copia restaurada, digital, de la visión cinematográfica que voluntariamente adopta Fernán Gómez, la de la desesperanza y amargura. Gracias al querido Cerbuna se produce el acontecimiento cinematográfico del año en Zaragoza.

Antonio Muñoz Molina escribió sobre esta película: “(Fernando Fernán Gómez) … tuvo que poner en ella mucho más apasionamiento del que reconocía, porque de otro modo no habría arriesgado insensatamente sus ahorros en ella, y porque en cada plano, en cada diálogo, en la elección de cada lugar, se nota un cuidado extremo, de los cinco sentidos, una decisión de contar la vida como es, como era entonces, arriesgándose a lo inevitable, sabiendo que el precio de decir la verdad sería muy probablemente el fracaso; y no sólo por la brutalidad de los censores, sino por algo tal vez más desolador, la indiferencia del público, que rehuiría una película en la que se mostraba la triste realidad de las cosas (...)”

Ojalá no seamos indiferentes, no demos la espalda a los cines proscritos, ojalá ignoremos el cine del pensamiento único y decidamos recuperar las películas de nuestros mayores cineastas. Nos esperan, en su travesía por el desierto. x Sergio Casado

*La nueva copia digital restaurada de “El mundo sigue” se estrena en Zaragoza el fin de semana del 7 y 8 de noviembre de 2015, en el Cine Club Cerbuna 
Pases sábado día 7: 19h y 22.30 h 
Pases domingo día 8: 19h y 21.30h

1 comentario

Cine Club Cerbuna ha dicho...

Muchas gracias¡¡ Para nosotros es un placer poder tener la oportunidad de proyectar un film de esta envergadura. Esperemos que lo disfrutéis y que os quedéis con buen sabor de boca. Maravillosa la reseña, por cierto ;)