Nacho Vegas, sin torre de electricidad

20/1/07

Sala Oasis, 19 de enero

Refulgía a ojos vista un móvil con una pantalla lo suficientemente grande y cercana como para poder leer, sin pecar en exceso de intruso, que si las cosas no hubieran terminado tan mal podrían haber estado juntos en este concierto. Quizá. Pero la realidad es que el dueño del móvil sólo tenía de ella su foto en primer plano, ocupando eso sí toda su enorme pantalla inicial a modo de flagelante recordatorio de tiempos mejores.
Mientras tanto, Nacho Vegas ponía música a este desencuentro y al resto de esta noche nada ártica de enero, junto con su compañero de fatigas Xel Pereda de Las Esferas Invisibles, tocando sus canciones en acústico, canciones que en realidad no cambian en exceso electrificadas o no. Para el nachoveguista y para el no nachoveguista, que hay mucho de los dos, eso no importa demasiado. Si no estás con él, el tedio te puede abrumar. Si estás con él, sus canciones siguen empapándose en el plasma sanguíneo sin mucha dificultad y sus letras se solapan fácilmente detrás de los pensamientos, envolviéndolos en nostalgias de desencantos. Michi Panero, Katy Jurado, la duermevela, los ocho años y medio, Miss Carrusel, alguna nana en bable, los planes y las estrategias... todo sonó alto y claro, intimista y emotivo para el que consiga bucear sin oxígeno en estas historias tan particulares como el patio de una casa sombría y húmeda. Entre Nacho Vegas y la nada, mejor quedarse con Nacho Vegas. Fernando SoYoung

2 comentarios:

bydiox ha dicho...

Un concierto de Nacho Vegas se disfruta mucho más si hay alguien especial contigo al lado.

anonimo conocido ha dicho...

Muy chula la crónica, fernando.
Qué suerte haberlo podido ver...