6/4/07

“Una hoguible tagántula te va a comeg la ogueja”. Recordando a

x Asun N., So Young nº 15, 1998


Nombrar a Peter Sellers es sentir la música de Henry Mancini asomándose a tus oídos mientras, desde el final del pasillo, se aproxima la voz engolada del Inspector Clouseau amenazando con párpados caídos al caco de turno que intentaba colarse en tu habitación.

Fan confesa de tan característico héroe desde mi infancia, siempre me ha parecido injusto que la gente considerara francés a este actor británico por extensión de su personaje más popular; error que delata el desconocimiento que en general todos tenemos de la vida y obras de un intérprete prolífico y creativo como pocos. Así que vamos a ejercer de buenos ilustrados arrojando algo de luz sobre las tinieblas de la ignorancia.

Richard Henry Sellers nació en Southsea (Hampshire, Inglaterra), el 8 de septiembre de 1925 y apenas dos semanas después ya estaba actuando ante las candilejas en el show de music-hall en el que trabajaban sus padres. Tal vez debido a tan temprana incursión en el mundo de la simulación, a Peter Sellers se le quedó ese pétreo rictus cachondo a la par que solemne de quien aparente tener bajo control una situación a todas luces incontrolable. Un arma defensiva para las innumerables peripecias que este hombre habrá vivido como actor, locutor, compositor, cantante, actor de doblaje, guionista, director, productor… Un showman de máscara impenetrable que nunca ha tenido la necesidad de distorsionarse el gesto para hacernos reír como nadie, porque el suyo es simplemente humor del más refinado e inteligente estilo: el inglés.



El joven Sellers se dio a conocer en programas de radio como “Crazy People” de la BBC o el “Goon Show” en los que, durante casi una década, demostraría su talento innato para la improvisación, imitación y suplantación de personalidades, convirtiendo, sus intervenciones radiofónicas en todo un fenómeno social en de la Inglaterra de los 50, tal y como prueba la cantidad de discos que Sellers grabó en estos años -en 1985 todavía aparecía el volumen 11 del “Goon Show Classics”- o la clara influencia que sus programas tuvieron en humoristas y shows posteriores como el Monty Python’s Flying Circus. Una anécdota que constata el gran influjo que Sellers ejerció en la infancia de algunos famosos de hoy en día es la protagonizada por Elton John, uno de sus numerosos incondicionales, quien pagó por el guión del “Goon Show” catorce mil libras esterlinas en una subasta en Christie’s en el 81.

Tras su afortunada experiencia en las ondas, el salto a la pantalla grande era, pues, inevitable, y aunque su debut en el celuloide fue en 1951 con “Penny Points To Paradise”, su carrera cinematográfica se desarrollaría principalmente en los 60 y 70, combinando con tino su natural inclinación a la farsa con intervenciones inesperadas como la llevada a cabo en una de las películas más controvertidas de la época, “Lolita” (62), a la que seguiría “The Pink Panther” (63), primera pieza de la que habría de ser la serie más exitosa de comedias cinematográficas hasta entonces y, obviamente, sin atisbos de competencia hasta el momento, ¿o vas a comparar “como puedas” con petardemias de policía?

Nadie sino Mr. Sellers podía conjugar en un mismo gesto la expresión ¿triste?, ¿desdeñosa?, ¿perspicaz?, ¿insomne? con la tremenda carga de ironía petulante que requería este Holmes sin parangón capaz de ‘knoquear’ por igual a comisarios, gendarmes y malhechores con su despistada urbanidad oficial y sus reacciones de Mortadelo. Un filón de personaje que necesariamente tenía que regresar a cachearnos el repertorio de carcajadas. Pero antes de ello deberían transcurrir varios años y algunas de las películas más significativas en la trayectoria de Sellers: “Dr. Strangelove” (64), considerado por los cinéfilos su mejor film, y que supuso su primera nominación para los Oscar; “What’s New Pussycat?” (65), y “The Party” (68), una de las obras más recordadas y desternillantes de su colección.

Paralelamente a estos triunfos, nuestro actor encauzó su vida sentimental casándose en 1964 con Britt Ekland, con la que tendría una hija, Victoria, también actriz. Sin embargo, tras su divorcio en 1968, Sellers abrió un paréntesis emocional y laboral que cerraría gracias a su boda con L. Friedrick,junto a la que viviría hasta su muerte, y con “The Return Of Pink Panther” (74). El inspector volvía a enfundarse los discretos disfraces que su peculiar criterio le sugería, para profundizar en sus pesquisas, sólo importunadas por Kato, el karateka contratado para mantener a punto los reflejos de Clouseau y con el que tenía que vérselas al volver a casa. “The Pink Panther Strikes Again” (76) y “Revenge Of Pink Panther” (78) completaron la cadena rosa diseñada por Blake Edwards que serviría de amuleto de la suerte a Peter para su siguiente trabajo, “Being There” (79), en el que su papel de Mr. Chance, un jardinero de mente retardada que es confundido con otra persona bien distinta, le valió la segunda nominación al Oscar. Ese mismo año rodaría “Prisoner Of Zenda”, una alocada aventura en la que Sellers nos agasaja con atribuladas idas y venidas en una versión muy distinta a la protagonizada por Stewart Granger. “The Fiendish Plot Of Fumanchu” (80), film de escaso valor cinematográfico pero entrañablemente significativo para sus fans, fuela última película rodada por Sellers, quien moriría el 24 de julio de 1980 en Londres, a los 54 años, de un ataque al corazón, robándonos un montón de felices momentos.

Si bien se hicieron dos ‘remakes’ con secuencias pertenecientes a la serie de la Pantera Rosa -“Trail Of Pink Panther” e “Inspector Clouseau”-, resultaron ser un extraño memorándum de sonrisas incómodas más que disparatadas comedias con que consolarnos.

El bazar de las risas se cerró antes de hora, pero siempre lucirá en sus escaparates el último best Sellers.


CURIOSIDADES
- P. Sellers ganó el British Academy Award por el film “I’m Alright, Jack”, tras competir con patriarcas del séptimo arte como Laurence Olivier, Richard Burton y Peter Finch.
- Le puso voz a Humphrey Bogart en “Beat The Devil” porque éste no pudo doblarse a sí mismo.

- En el film “Malaga”, Sellers se superó a sí mismo en un ataque de esquizofrenia parlante, doblando a catorce personajes, hombres y mujeres, en una misma escena en la que once de ellos conversaban juntos.
- En 1966 fue nombrado Comandante del Imperio Británico.
- En Internet existe una colección de fotos en blanco y negro en la que aparece Peter Sellers junto a Ringo Starr, ambos muy sonrientes y en divertidas actitudes.
- Hace poco, Peter L. Buck (guitarrista de REM) declaraba en un programa televisivo: “¡Peter Sellers es genial!”.

FILMOGRAFIA DESTACADA
“Penny Points To Paradise” (1951); “Lolita” (62); “The Pink Panther” (63); “Dr. Strangelove” (64); “What’s New Pussycat?” (65); “The Party” (68); “There’s A Girl In My Soup” (71); “Alice’s Adventure In Wonderland” (72); “Return Of Pink Panther” (74); “The Pink Panther Strikes Again” (76); “Revenge Of Pink Panther” (78); “Being There” (79); “Prisoner Of Zenda” (79); “The Fiendish Plot Of Fumanchu” (80).

DISCOGRAFIA
Simple y brevemente mencionar que existen una veintena de singles, casi cuarenta LP’s (desde 1958 con “The Best Of Peter Sellers” hasta “A Celebration Of Sellers” del 94), numerosos EP’s desde el célebre “The Goons” (57), bandas sonoras de sus películas y programas…

0 comentarios: