"Years Of Refusal" (Morrissey) El Disconflicto

15/1/09

Aunque siga sacando un disco por año hasta que cumpla 95, o aunque continúe prodigándose en desmanes y desplantes, Morrissey seguirá teniendo su legión de fans entregados. ¿Y cuál es la explicación?. Su voz, su carisma, su pasado smith y su importante legado. "Years Of Refusal" no es "Vauxhall And I", vale, pero tampoco es "Ringleader Of The Tormentors", quizá se sitúa más cerca de "You Are The Quarry", con varios buenos singles y más protagonismo de las guitarras. En "I'm Throwing My Arms Around Paris" y "It's Not Your Birthday Anymore" canta con el sentimiento que le ha hecho grande, contagiando esa especie de emoción romántica que nadie como él sabe imprimir en una canción. Al toque torero y mariachi de "When Last I Spoke To Carol" lo salva su talento interpretativo hasta hacerla pegadiza, e incluso las trompetas de "One Day Goodbye Will Be Farewell" entran con una facilidad pasmosa. Y la segunda fila de ataque, con los singles "That's How People Grow Up" y "All You Need Is Me" a la cabeza, raya a digno nivel. Teniendo en cuenta toda la discografía en solitario de Morrissey, "Years Of Refusal" se sitúa sin duda por encima de la media y lo que realmente lo demuestra es que, con seguridad, de aquí podrán salir hasta cuatro canciones para su cuadragésimo octavo recopilatorio. Este año cumple 50 y hay que rendirse a la evidencia: Morrissey es mucho Morrissey. x Fernando SoYoung



Hay algo en los últimos discos de Morrissey que nos chirría, y suponemos que a él le encanta, puesto que sigue usando ese recurso o a ese instrumentista: las guitarras. No soportamos los arreglos que adopta: esas descargas semi hard, toscas y abusivas, que intentan aportar más intensidad al dramatismo que ya implanta en exceso con su voz. Porque no olvidemos que su gancho persuasivo es su voz, y sus letras. Para no ser demasiado severos con uno de nuestros iconos vivos diremos que nos sorprende en dos canciones gratamente por sus arreglos fronterizos y orquestales: "One Day Goodbye Will Be Farewell", y "When Last I Spoke To Carol". Y casi ejercemos de poli bueno si seguimos por el camino de las adulaciones, si llegamos a destacar la portada del disco, que a pesar de que una vez más sigue la senda de todos los grandes ego-autores: Bob Dylan, Van Morrison, Barbra Streisand… apareciendo ÉL. Nos gustaba más que las de sus discos predecesores, donde parecía un mal chiste de disfraces. Lo dicho, nos gustaba y parecía original hasta que vimos esta de "Sound of arrows" en Avec la Participation de. Y se parecen un poquito, ¿no creen?. Investigando un poco más nos recordó a esta de Sandy Shaw:

En definitiva, salvamos dos canciones, le suspendemos en diseño por copiar y que haga un casting de guitarristas imitadores de Johnny Marr. x Simón Zico

1 comentario

Paulo ha dicho...

Solo puedo decir que me alegra que Moz haya hecho un disco mejor a Ringleader of the Tormentors.

Pero tampoco es que me den ganas de comprarlo.